Iniciamos la semana conociendo a José Figueroa, uno de los dos actores valencianos de “Lorca, Calderón y los estudiantes de Babel”

Iniciamos la semana conociendo a José Figueroa, uno de los dos actores valencianos de “Lorca, Calderón y los estudiantes de Babel”

Iniciamos la semana y continuamos con la serie de entrevistas a los protagonistas de “Lorca, Calderón y los estudiantes de Babel”, y lo hacemos con uno de los dos actores valencianos que participarán en el montaje. Él es José Figueroa, estudiante de la doble licenciatura de Derecho y Ciencias Políticas en la Universitat de València.

¿Cuáles fueron las dificultades que se os presentaron en un primer momento con textos clásicos como éste?
Me ha costado más entender la intención y el subtexto en este montaje que en las otras muestras-espectáculos dedicadas a autores contemporáneos europeos. Nuestro director Antoni Tordera insiste mucho en que tengamos muy claro qué es exactamente lo que queremos decir con cada frase y eso requiere trabajo.

¿Qué está siendo lo más bonito del montaje?
Para mí lo mejor es la complicidad que he conseguido con mis compañeros. No solo en el montaje de la Barraca, también en Escena Erasmus. Tener una buena relación con ellos me ayuda mucho a trabajar los textos, cuando estoy con ellos disfruto con lo que estoy haciendo y eso ayuda a que me salga mejor.

¿Y lo más duro?
La falta de tiempo. Me ha resultado difícil compaginar el montaje con los estudios. Cuando se acercaban los exámenes de junio no paraba ni un segundo, si no estaba ensayando estaba estudiando. He tenido que organizarme muy bien. Mis amigos piensan que estoy loco, y lo estoy, pero yo estoy muy contento con lo que hago. Creo que entrar en este grupo de teatro es lo mejor que he hecho nunca, aunque ahora vaya un poco sobrecargado de trabajo.

¿Qué te parece el programa de las Huellas de la Barraca que organiza la Sociedad Estatal AC/E?
Las Huellas de la Barraca es una gran oportunidad para las compañías universitarias como nosotros y al mismo tiempo ofrece espectáculos muy atractivos por pueblos de toda España. Vamos, que todos salimos ganando. Me sentí muy afortunado por poder formar parte del proyecto y más aún cuando me contaron lo receptivo que se había mostrado el público los años anteriores. Me gusta trabajar en algo que puede disfrutar mucha gente.

¿Qué esperas de la gira?
Muchísimas cosas. Aprender teatro, disfrutar haciendolo, que el espectáculo guste en todas partes, pasármelo bien con mis compañeros, conocer sitios, conocer gente, aprender italiano (risas). Y también espero que la gente que nos vea, cuando piense en Europa, que no piense tanto en un mapa o en el euro, sino en un grupo de jóvenes que tienen ganas de hacer cosas juntos, concretamente teatro, y que se llevan fenomenal.

¿Cómo son tus compañeros?
Son personas con las que es muy fácil llevarse bien. Son comprensivos, sociables y muy divertidos. Pasamos mucho tiempo juntos desde que empezamos con el montaje de la Barraca pero nunca hay roces entre nosotros. Creo que tendremos un viaje muy agradable a pesar de los problemillas sin importancia que puedan surgir con la convivencia en la gira.

¿Qué te ha supuesto participar en Escena Erasmus?
Ha sido una experiencia única. Entré en Escena Erasmus porque estaba interesado en el teatro pero encontré algo más que eso. Encontré un grupo de personas muy distintas entre ellas y de lugares europeos muy distintos volcándose en algo que a todos nos entusiasmaba. Gracias a Escena Erasmus estoy muy unido a personas que de otra forma me habría sido muy difícil conocer como las conozco ahora.

Y después de esto, ¿seguirás haciendo teatro?
Sin duda sí. He aprendido mucho este año sobre teatro, pero todavía tengo que aprender mucho más. El teatro no es fácil pero es muy gratificante y cuanto más sabes más quieres aprender.

¿Qué le dirías al público para que viniera a verte?
Que no somos un grupo de teatro convencional. Cuando estoy en los ensayos y veo a una francesa, una alemana, una italiana y una española cantando juntas pienso dos cosas. Una; que guay, parece el principio de un chiste. Y otra; es muy bonito, es una pena que no pueda verse muy a menudo.